Pregúntale a la abuela

Consejos, cuidados y recomendaciones para ti y tu familia

5 moles que quizás no conocías, pero deberías probar

mole rosa

Todos conocemos el tradicional mole, el mole de olla y el mole verde, pero ¿alguna vez habías escuchado hablar de un mole color de rosa, con sabor a piño y granada? Si tu respuesta fue “no”, acompáñanos a conocer estos 5 moles que quizás no conocías, pero deberías probar.

Su origen se remonta a la época prehispánica, en donde era ofrendado a los dioses como muestra de agradecimiento tras largos viajes.

El mole es uno de los platillos clásicos de la gastronomía mexicana, caracterizado por ser una salsa a base de una mezcla de chiles, pepitas, tomates, achiote y otras especias, que con el tiempo ha tomado diferentes presentaciones como las que les mostraremos a continuación.

MOLE BLANCO

mole blanco

El mole blanco o también conocido como mole de novia, como bien lo dice su nombre, se caracteriza por tener un color claro.

Esta receta fue creada hace más de 30 años por la chef Alicia Gironella para la boda de su hija.

“Para ello tuve que pasar por varios ensayos en la cocina experimental del Instituto de Cultura Gastronómica hasta que finalmente conseguí lo que quería”, explica Gironella en Larousse Cocina.

Algunas recetas suelen preparar el mole con pulque como base (curado de avena o coco o sin curar) y también jerez. Tortillas de maíz blanco ligeramente asadas para espesar y chocolate blanco para añadir el toque dulce. Los cacahuates y almendras peladas y el chile güero pueden variar en diferentes recetas.

MOLE ROSA

mole rosa

Es un mole poco conocido, pero tradicional del estado de Guerrero.

Su característico color rosa es adquirido gracias a sus ingredientes como el piñón rosa, la granada y el betabel; el toque picoso proviene del chile chipotle y el dulce se logra con chocolate blanco.

Algunos ingredientes varían según la receta, ya sea con semillas de anís, clavo o ajonjolí. Un toque de mezcal también se incluye en algunas recetas, y para adornarlo, los piñones y las bugambilias van de maravilla.

MOLE AMARILLO

mole amarillo

Este mole originario de Oaxaca, es un poco menos conocido que el mole rosa o blanco.

Su principal ingrediente es el chilhuacle amarillo, un chile endémico de la región oaxaqueña conocida como Cañada Chica y que en varias ocasiones se sustituye por chile guajillo, ya que es difícil de conseguir y por lo mismo, su precio es elevado.

En este mole también se utiliza la masa de maíz para espesar y según la carne elegida es la hierba aromática que se utilizará, puede ser hierba santa para el pollo, chipilín para la res o cilantro para el cerdo.

MANCHAMANTELES

Este platillo es particular, ya que, está hecho a base de frutas que lo llenan de texturas e ingredientes que le aportan dulzor a la salsa.

Es considerado un platillo típico de Puebla y Oaxaca, en donde las frutas como manzana, piña, pera o plátano macho; pueden variar dependiendo de la receta.

Los chiles pueden variar entre chile ancho y pasilla oaxaqueño, según la receta. Al igual que las frutas que pueden cambiar la manzana por la pera.

CHILMOLE

mole negro

También conocido como relleno negro, es uno de los platillos principales de la comida yucateca, elaborado a base de chiles cha’wa (yucatecos) quemados. Cocinarlo bajo tierra es una tradición para que se impregne bien el sabor a humo.

Anteriormente se acostumbraba acompañarlo con carne de conejo y jabalí, hasta que en la época de la Conquista se comenzó a comer con cerdo y gallina. Actualmente, lo común es consumirlo con pavo.

A %d blogueros les gusta esto: