Pregúntale a la abuela

Consejos, cuidados y recomendaciones para ti y tu familia

Como curar un Molcajete, utensilio primordial en la cocina mexicana

Molcajete

Mijitos, seguramente ustedes ya no utilizan este utensilio, pero en mis tiempos la mayoría de las cosas se molían en esta antigua licuadora, y déjenme decirles que la comida, tiene una sabor muy diferente; si alguno de ustedes son de los que aún utilizan el molcajete me darán la razón.

En casa aún se sigue utilizando, ya no para grandes comidas, pero si para las salsas o para martajar la cebolla y el ajo para sazonar la carne

Historia del molcajete a través del tiempo

Iniciaremos con la definición de molcajete;  en la mediateca de INAH se dice que Molcajete proviene del náhuatl Mol-cáxitl, de molli guisado o salsa y cáxitl, escudilla.

El molcajete tradicional es un mortero de barro cocido en el cual se muelen especias, chiles y hierbas. Se dice que antes de ser usado, hay que “curarlo” como a los comales: frotándolo varias veces con una mezcla de agua y cal, después de lo cual se pone a secar al sol.

Los molcajetes actuales son de piedra volcánica tallada en forma cóncava. Para moler, se usa un muñón de piedra, llamada tejolote.

El molcajete ha existido desde hace miles de años y su apariencia desde entonces no ha cambiado.

Elaboración del molcajete

Molcajete

Actualmente el molcajete se elabora con base de piedra volcánica, los estados que se dedican a la elaboración son Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Puebla y el Estado de México.

En Guanajuato se pueden encontrar en los poblados de San Salvador el Seco y Comonfort, mientras que en Jalisco los encuentras en el pueblo de San Lucas Evangelista en Tlajomulco

La elaboración del molcajete es toda una tradición y se va heredando de generación en generación, además es laborioso, se necesita de fuerza ruda ya que se tiene que picar la piedra para luego marcar las patas, todo se realiza con cincel y martillo.

Curar molcajete de piedra

Antes de usar tu molcajete para las salsas, primero se tiene que curar, esto es porque pueden quedar restos de piedra, para eso te dejamos algunas recomendaciones

Moler semillas: puedes moler de pepita o semillas de girasol por ejemplo, se tienen  que pulverizar y se enjuaga constantemente hasta que el agua se vea clara.

Moler sal granulada: Otra opción puede ser moler sal de mar o sal gruesa, también se debe pulverizar y enjuagar hasta que el molcajete quede limpio.

A %d blogueros les gusta esto: