Pregúntale a la abuela

Consejos, cuidados y recomendaciones para ti y tu familia

Los perros también se deprimen. Así puedes detectarlo

Los perros también se deprimen. Así puedes detectarlo

Nuestras mascotas, hablando específicamente de los perros, son más que eso. Se convierten en integrantes de nuestra familia que exigen ciertas necesidades como: comida, limpieza, atención, cariño y amor. Estas últimas tres, son esenciales para mantener la salud y alegría de nuestro perrito.

No es noticia que hay personas muy indiferentes que no tienen cuidado de sus mascotas. Simplemente las suben a su azotea y los dejan muriendo de frío, hambre y sed.

Espero que tú que lees esto no seas de esas personas, pero independientemente de eso hoy quiero compartirte algunos puntos que debes tomar en cuenta para saber si tu perro esta deprimido.

Y es que les debemos mucho. Nuestros perros son seres que día a día nos llenan de alegría y energía cada que llegamos a casa. Hacen que nuestro estrés se reduzca y siempre están ahí para nosotros.

Estos hermosos seres cuentan con tal sensibilidad que pueden notar cuando nuestro día no va muy bien o cuando sentimos tristeza; se acercan para consolarte o hacerte sonreír.

Pero no todo es tan bonito. Tienes que saber y entender que ellos también pueden estar tristes e incluso llegan a caer en depresión.

Si ya tienes varios años con tu perro, seguramente ya has podido notar cuales son sus expresiones cuando se pone triste. Pero si eres de las personas que no pueden notar estas señales hoy te comparto lo que explican los expertos del HomeoAnimal:

«Los perros son como los individuos y algunos tienen más probabilidades de mostrar emociones que otros.»

Los perros también se deprimen

Estas son algunas señales que delatan a un perrito triste o deprimido. Una vez que leas esto, toma cartas en el asunto y ayudarlo a estar mejor. Recuerda que él ha estado para ti fielmente.

  • Anda somnoliento durante el día
  • Pierde el apetito
  • Duerme más de lo normal
  • Ya no muestra interés por jugar
  • Deja de ser afectivo con las personas que lo rodean
  • Se lame en exceso y con frecuencia
  • Se aleja y prefiere estar escondido o simplemente en soledad
A %d blogueros les gusta esto: