Pregúntale a la abuela

Consejos, cuidados y recomendaciones para ti y tu familia

¿Sabías que antes la cerveza se fabricaba solo por mujeres?

¿Sabías que antes la cerveza se fabricaba solo por mujeres?

¿Sabías que la cerveza es la tercera bebida más consumida en todo el mundo? Pero alguna vez te has preguntado ¿cuál es su origen? ¿o cómo empezó su fabricación?

Aunque se cree que la cerveza es y se hizo solo para hombres, en realidad, las mujeres tenemos mucho que ver en la historia de la creación de esta bebida que existe desde hace 4000 años.

Hace muchos años, las mujeres tenían en sus manos el control absoluto de la producción de la cerveza. Esto se debía a que, al ser algo de cocina, se consideraba ideal para el rol doméstico de la mujer. Las recetas se pasaban de madres e hijas por generaciones.

En los territorios de Sumeria (Irán) existen registros de la existencia de la cerveza en el 2000 a.C. Las sumarias producían todo tipo de cerveza: blanca, negra, roja, del inframundo, de trigo, madre y para sacrificio.

En Egipto, desde el esclavo hasta el Faraón la bebían, y era preparada por mujeres bajo la supervisión de la señora de la casa. Los salarios se pagaban con cerveza y la cerveza egipcia se exportó a Roma, Palestina e India.

Las primeras cervezas carecían de conservadores, por lo que la producción solo era local. Hasta que llego el siglo XI y la monja Benedictina Hildegard Von Bingen, mística y herbalista, introdujo el uso de lúpulo para preservar el líquido y dar amargor, y transformó la elaboración de la bebida. Por eso, hasta estos días Von Bingen es considerada la santa patrona de la cerveza.

monja Benedictina Hildegard Von Bingen

Separación de las mujeres y la cerveza

La producción de esta cerveza se extendió hasta Europa, Nuevo mundo, y siempre controlada por mujeres quienes se hacían llamar alewives o brewsters.

El control de calidad para preparar esta bebida era muy estricto, y si una mujer adulteraba la bebida era castigada con azotes, se arrojaba al agua o, según un grabado en piedra en Ludlow, Inglaterra, se iba arrastrada al infierno por demonios.

Un símbolo que distinguia a la casa cervecera era un talismán similar a la estrella de David, seis puntas que representaban los seis ingredientes de una buena cerveza: Lúpulo, granos, malta, levadura, agua y la mujer cervecera.

La alusión judía fue el pretexto perfecto para que la iglesia aprovechara e invadiera un negocio lucrativo y de paso eliminara la influencia de las mujeres. Los altos poderes católicos estaban furiosos porque las mujeres tenían el control exclusivo de la producción y las ganancias de la industria cervecera; así que las satanizaron y las expulsaron hasta que la cerveza fue una industria dominada por hombres.

El tema de separar a las mujeres de la cerveza, también tenía que ver con evitar que las mujeres se distrajera de su responsabilidad principal; la maternidad.

Fue en 1540 cuando la ciudad de Chester prohibió a las mujeres de entre 14-40 años hacer cerveza. Y por toda Inglaterra se propagaron chismes de antisalubridad y mañas de negocio para eliminar a las mujeres de la industria cervecera.Industria cervecera dominada por hombres.

A %d blogueros les gusta esto: